Carlos Oliva ya tiene su estrella en el Paseo de la Calle Ocho

Read more here: http://www.elnuevoherald.com/entretenimient

ARTICULO  Original publicado en el Miami Herald 14 de Febrero de 2015

Tomado de mis MEMORIAS de Facebook 2 anos mas tarde

Edicion y adaptacion de Toni Basanta , hoy en Fairfax, Vermomnt EUA

 

La noche de Halloween y el calor de la Calle Ocho fue el escenario perfecto para que Carlos Oliva recibiera una estrella en el Paseo de la Fama de esa querida arteria de Miami.

Pionero del “sonido de Miami” y uno de los músicos cubanos exiliados que mejor capta la esencia de los dos mundos, de su natal Cuba y de esta tierra de acogida, el intérprete de temas como Pelotero a la bola y Glorioso San Antonio recibió el cariño del público y de un grupo de colegas del medio artístico que lo acompañaron el viernes a partir de las 5 p.m., cuando empezó la ceremonia que culminó con una fiesta en Cuba Ocho Art Center y luego un gran concierto.

“Esto es increíble. Es una satisfacción el hecho de tener una Estrella por lo que significa con relación a la trayectoria de mi vida, muchos años de sacrificio y de contacto con el público”, expresó Oliva, conmovido por la presencia de muchos seguidores de su música y de tantos artistas con los que ha compartido momentos importantes de su carrera.

Se acercaron a celebrar junto a él, Willy Chirino, Roberto Torres, Jorge Luis Piloto, Armando Larrinaga, Susy Leman, Frankie Marcos y el poeta Ramón Companioni.

En la emblemática Calle Ocho ya Carlos Olivo tiene su estrella. El acto, que se celebró el viernes, contó con la presencia de reconocidos artistas.

En la emblemática Calle Ocho ya Carlos Olivo tiene su estrella. El acto, que se celebró el viernes, contó con la presencia de reconocidos artistas. | Roberto Koltun / el Nuevo Herald

El reconocido cantante Carlos Oliva recibió su estrella en el Paseo de la Calle Ocho el viernes.

Leman, a quien Oliva le canta regularmente en su cumpleaños, vino disfrazada de policía, y el líder de Los Sobrinos del Juez, aprovechó para bromear: “Susy es mi bodyguard”.

También hubo momentos muy emotivos como cuando se mencionó a su hermano Javier Oliva, ya fallecido, que formó parte de Los Sobrinos del Juez.

“El cariño de los artistas que estaban ahí fue muy grande”, apuntó Oliva, “gente que vino a verme, a demostrar que me quiere. Eso tiene un valor paralelo a la Estrella”.

Oliva contó también con el apoyo de la directiva de la Cámara de Comercio de la Calle Ocho, y de antiguos compañeros en Los Sobrinos… como el guitarrista Alberto Guerra, lo que permitió recordar a otros miembros ya fallecidos, como el mismo Javier y Carlos Argüelles.

“Siempre es lindo que se reconozca nuestro trabajo, sobre todo el de aquellas personas que han participado y que aun participan en este proyecto loco y creativo que son Los Sobrinos del Juez”, dijo Oliva a el Nuevo Herald días antes de este homenaje.

“También es un premio para la gente de Miami que siempre nos han apoyado”, añadió, compartiendo generoso el reconocimiento, que otorga el Consejo Directivo de la Cámara de Comercio de la Calle Ocho conjuntamente con los miembros del Paseo de la Fama”.

El homenaje coincidió con Viernes Culturales, que se celebra el último viernes de cada mes en la Calle Ocho, al este de la avenida 27. Como era también Halloween, se convirtió en una colorida fiesta de disfraces, que tuvo como fondo un concierto de Oliva con su orquesta.

“Será una gran fiesta de pueblo”, predijo Oliva unos días antes en su oficina en conversación con este diario.

El músico, nacido en Sancti Spíritus, en la región central de Cuba, en 1961, aprovecho el cálido entorno del Parque del Dominó para lanzar su sencillo más reciente, Nada como Miami.

“Es una canción que compuse en colaboración con el maestro Jorge Luis Piloto, en homenaje a esta ciudad que nos ha dado tanto. La carátula del disco físico se asemeja a una postal turística y es una invitación a todos a guarachar con este tema”, precisó Oliva.

Con relación a los inicios de su carrera, contó: “Salí de Cuba en busca de libertad y me instalé en Miami. Hice diferentes trabajos para ganarme la vida, pero sin perder jamás mi interés por la música. Hasta que armé un trío y empezamos a tocar en el Hotel Sands, de Miami Beach”.

Allí conoció al pianista y compositor cubano Julio Gutiérrez, quien lo invitó a tocar con él en Nueva York. También se alistaron en esta aventura musical Willy Chirino, Roberto Lozano y Héctor Fernández.

¿Y cuándo se formaron Los Sobrinos del Juez?

“En 1967 organizo un trío en Nueva York con Eddy Elmer y Héctor Fernández. Eramos jóvenes y desenfadados, por esos nos inspiramos en una frase de Sammy Davis Jr. muy en boga en esos días: ‘Here comes the Judge!’ (Ahí viene el juez)’’, contó Oliva,

Ese fue el comienzo de la agrupación, que cuenta sin duda con uno de los nombres más originales de la escena musical.

“Ya en Miami se sustituye a Fernández por mi hermano Javier y empezamos a grabar. El primer disco lo sacamos nosotros mismos”, continúa rememorando. “El segundo tiene la particularidad que lo edita el sello Audio Latino, de Tomás Fundora. El mismo que a instancias mía lanza al mercado el recién formado grupo Miami Sound Machine, de quien fui productor de sus primeros tres discos”, amplió.

Para expertos y herejes el padre del llamado Sonido de Miami es Carlos Oliva, un Bach tropical y contemporáneo, de guayabera y blue jeans, que sorprende por su humildad y grandeza.

“Desde el principio nos gustaba fusionar el rock, el jazz, la samba con ritmos cubanos como el son y la guaracha”, explicó Oliva, quien a su vez recuerda que en “el restaurante The Forge la actriz y cantante Connie Stevens nos contrata para la ya legendaria gira por Las Vegas”.

De esa fusión nació su primer hit, Glorioso San Antonio, de Antonio Carlos Jobim y Jocáfi, que en su primera versión es una procesión religiosa y el grupo “dinamizó” su melodía.

“Es el sonido de todas las voces y culturas que concurren en estas gran ciudad que es Miami”, preciso sobre ese tema bailable.

Oliva, con su inseparable sentido del humor, contó que su estrella tiene como vecinas las de Cristina Saralegui, Thalía, Betty Pino, Marta Flores y Roberto Torres.

“Pero las de ellos están en la acera, y la mía en un portal más cerca de McDonalds. Tiene la ventaja que nadie le pasa por arriba y que, cuando limpian el piso, me limpian la estrella”, dijo divertido y también agradecido por el homenaje, dispuesto a seguir tocando hasta que los fans se cansen de bailar.

La reportera Sarah Moreno contribuyó a este reportaje.

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s